Donde Santiago optimiza las rutas de distribución para el banquete Real

Santiago de Logisburgo
antiago el héroe de estas aventuras consiguió convertirse en el Maestro de Víveres de la Corte al ganar el torneo que organizó el Rey (En el capítulo 1). En este capítulo veremos como afronta un nuevo reto, la entrega a tiempo de un producto perecedero.

Se aproximaba el quincuagésimo cumpleaños de su alteza y quiso celebrarlo con un banquete real. Mandó las invitaciones para que todos los nobles de la corte asistieran al festejo y ordenó a Santiago y a su cocinero la preparación de los mayores y más selectos manjares.

El cocinero real pensó que no había nada más exquisito y selecto que el pescado y marisco. Mandó a Santiago a recorrer todos los pueblos pescadores del reino para disponer de los mejores mariscos y pescado para el día de la gran fiesta.

Misión 2
El banquete real

El objetivo: Entregar a tiempo el pescado para que la cocina real pudiera preparar el banquete.
    Para ello, sería necesario:
  • Visitar todas las lonjas de pescado del reino
  • Recoger el pescado dentro del horario definido
  • Entregar antes de la hora acordada con la cocina

Santiago se puso manos a la obra. Tenía unos días para preparar toda la logística. Lo primero que hizo fue ir a hablar con los proveedores. Se recorrió todas las lonjas y fue acordando un horario de entrega en el que estas debían tener preparado todo el pescado y marisco para poder llevárselo al Rey.

Este viaje le sirvió a Santiago para ver las dificultades del camino, así como poder medir los tiempos de viaje entre un lugar y otro.

Todo empezó a ir bien hasta que llegó a las principales lonjas, dónde Santiago se encontró que no le podían servir. Decían que tenían un encargo de un noble muy importante y que sólo podían vender una libra de pescado y marisco para ese día.

Lo que no sabía Santiago es que el Conde Rodrigo había visitado esa misma mañana las lonjas más próximas y sobornó a aquellos pescadores para que no le sirvieran al Rey. Rodrigo estaba enfurecido con la humillación que Santiago le hizo pasar y juró que no descansaría hasta ver Santiago hundido.

Allí es dónde nuestro héroe sacó su arma secreta, su ingenio. Con sus notas, la experiencia que había ganado como Maestro de Víveres de la Corte y la ayuda de sus mozos diseñó un artilugio que era capaz de mantener frío el pescado. De esta manera conseguía traer mariscos y pescado de los lugares más lejanos sin que el Rey ni los cocineros notaran la diferencia.

Había una dificultad añadida, tenía que enviar a uno de sus hombres a recoger hielo de las montañas de Logisburgo y envolverlo en mantas de lana para cuando llegaran los carros. Toda una hazaña de organización, planificación y optimización de rutas. La primera cadena de frío del mundo, decían los maestros de víveres de los reinos vecinos.

Así llegó el día antes del banquete. Santiago mandó con un caballo a uno de sus hombres a recoger hielo y entregarlo a los carros que habían acordado llegar a la vía romana que conectaba la costa con la ciudad de Logisburgo a primera hora. Los carros fueron a recoger el pescado en el orden y la ruta optimizada que Santiago había marcado. Gracias a eso, los carros pudieron recoger a tiempo todos los encargos, llegar a la cocina del Rey a tiempo y entregar el pescado en perfecto estado.

Solución Misión 1
Planificación con ventanas horarias
 
Santiago tuvo que cuadrar la ruta de la recogida de hielo y los carros que venían de las lonjas. Para ello, definió unos horarios para poder coordinar todas las rutas.
 
  • Ventanas horarias: Las franjas horarias permiten encajar el momento de recogida de las lonjas como el las rutas del hielo, así como llegar a tiempo al destino.
  • Planificación: Método por el cuál era posible encontrar el mejor camino para que las rutas pudieran recoger más mercancía de más lejos sin tener que contratar a más personal.

Al ver aquel banquete, el Rey concedió el honor a Santiago de poderle acompañar en la mesa real. No estaban solos, también les acompañaba el noble Rodrigo, que aportó al banquete las mejores flores de su jardín para decorar aquella sala. También compartían mesa con la princesa Eleonora con la que pudo intercambiar algunas palabras y alguna que otra mirada cómplice.

Ejemplo de rutas con un almacén de inicio y final


Distribución con ventanas horarias de entregas.

Descárgate el ejemplo de rutas con ventanas horarias y ayuda a Santiago usando nuestro servicio de optimización de rutas Highway. Aprende a mejorar tu productividad planifica un 30% más eficiente tus rutas diarias sintiéndote como nuestro caballero Santiago que consiguió calmar el apetito del reino.